Mejora de la atención quirúrgica

Mejora de la atención quirúrgica

Las infecciones quirúrgicas continúan siendo una complicación común de las cirugías. En EE. UU., cerca del 40 % de todas las infecciones hospitalarias en pacientes quirúrgicos se deben a las infecciones en el lugar de la cirugía y el 3 % de los pacientes desarrollan infecciones posoperatorias. Las siguientes medidas preventivas han demostrado ser eficaces para reducir la probabilidad de desarrollar infecciones quirúrgicas: suministrar antibióticos adecuadamente antes, durante y hasta 24 horas después de la cirugía, cortar el vello en el lugar de la cirugía (en vez de afeitarlo) y mantener abrigado al paciente durante el periodo perioperatorio. Estas medidas muestran algunos de los estándares de atención.

Leyenda

Igual o superior al promedio nacional de EE. UU.
Cercano al promedio nacional
Puede mejorarse
qua_award   Listón azul = mejor valor posible

Puede obtener más información si hace clic en los vínculos destacados en azul.

Nassau University Medical Center
  Medidas de calidad del hospital
NUMC
Promedio nacional
Medidas para prevenir la infección durante la atención quirúrgica de pacientes hospitalizados:
Del 1 de abril de 2014 al 31 de marzo de 2015
Ajuste por riesgo
Porcentaje de pacientes quirúrgicos que recibieron antibióticos en el momento indicado (dentro de la hora previa a la cirugía) para prevenir infecciones

Las infecciones en la herida de una cirugía pueden prevenirse. Estudios médicos muestran que los pacientes quirúrgicos que reciben antibióticos dentro de la hora previa a la cirugía tienen menos probabilidades de desarrollar infecciones en la herida. Suministrar un antibiótico antes, o después de que comience la cirugía, no es tan eficaz. El personal del hospital debe asegurarse de que los pacientes reciban los antibióticos en el momento indicado.

Cuanto mayor sea el porcentaje, mejor.

Antibióticos profilácticos recibidos dentro de la hora previa a la incisión quirúrgica
qua_award
99
Porcentaje de pacientes quirúrgicos que recibieron el tipo adecuado de antibiótico para prevenir infecciones

Las infecciones en la herida de una cirugía pueden prevenirse. Estudios médicos muestran que ciertos tipos de antibióticos funcionan mejor para prevenir infecciones de heridas en ciertos tipos de cirugía. El personal del hospital debe asegurarse de que los pacientes reciban los antibióticos más indicados para su tipo de cirugía.

Cuanto más alto sea el porcentaje, mejor.

Selección de antibióticos profilácticos para pacientes quirúrgicos
99
Porcentaje de pacientes quirúrgicos a los que se les suspendió el suministro de antibióticos preventivos en el momento indicado (dentro de las 24 horas tras la cirugía)

A menudo, se les suministra antibióticos a los pacientes antes de la cirugía para prevenir infecciones. Normalmente, no es necesario seguir tomando estos antibióticos 24 horas después de una cirugía de rutina. Si se continúan suministrando medicamentos durante más tiempo que el necesario, es posible que aumente el riesgo de efectos secundarios, como dolores estomacales y tipos graves de diarrea. Además, si los antibióticos se utilizan por mucho tiempo, los pacientes pueden desarrollar algún grado de resistencia y es posible que no tengan el efecto deseado.

Cuanto más alto sea el porcentaje, mejor.

Antibióticos profilácticos suspendidos dentro de las 24 horas posteriores a la cirugía
98
Porcentaje de pacientes quirúrgicos que tomaban medicamentos cardíacos llamados betabloqueantes antes de su hospitalización y que continuaron tomando dichos medicamentos durante el periodo inmediatamente previo a la cirugía y después

Por lo general, los medicamentos que esté tomando el paciente se interrumpen por un tiempo antes y después de la cirugía; se trata de un procedimiento convencional. Sin embargo, si los pacientes que tomaban betabloqueantes dejan de hacerlo de forma repentina, es posible que sufran problemas cardíacos, como aceleración del ritmo cardíaco. Es menos probable que estos pacientes desarrollen problemas cardíacos si continúan tomando los betabloqueantes antes y después de la cirugía.

Cuanto más alto sea el porcentaje, mejor.

Pacientes quirúrgicos que se encontraban bajo tratamiento con betabloqueantes antes de la admisión que recibieron un betabloqueante durante el periodo perioperatorio
qua_award
98
Porcentaje de pacientes que recibió tratamiento en el momento indicado (dentro de las 24 horas antes o después de la cirugía) para prevenir la formación de coágulos sanguíneos después de ciertos tipos de cirugía

Muchos factores influyen en el riesgo que tienen los pacientes quirúrgicos de desarrollar un coágulo sanguíneo; entre ellos, el tipo de cirugía. Cuando los pacientes permanecen quietos por mucho tiempo después de ciertos tipos de cirugía, son más propensos a desarrollar un coágulo sanguíneo en las venas de las piernas, los muslos o la pelvis. Los coágulos sanguíneos reducen la velocidad a la que circula la sangre; esto ocasiona hinchazón, enrojecimiento y dolor. Un coágulo sanguíneo también puede romperse y desplazarse hacia otras partes del cuerpo. Si el coágulo sanguíneo llega a los pulmones, se trata de un problema grave que puede ocasionar la muerte.

Entre los tratamientos para ayudar a prevenir la formación de coágulos sanguíneos después de una cirugía, se encuentran los siguientes: anticoagulantes y medias elásticas o inflables que faciliten la circulación de la sangre en las piernas. Es necesario que estos tratamientos comiencen en el momento indicado, por lo general dentro del periodo que comienza 24 horas antes de la cirugía y finaliza 24 horas después.

Cuanto más alto sea el porcentaje, mejor.

Pacientes quirúrgicos que recibieron una adecuada profilaxis del tromboembolismo venoso en el periodo de 24 horas antes de la cirugía y 24 horas después
qua_award
100
Porcentaje de pacientes quirúrgicos a los que se les quitó el catéter urinario uno o dos días después de la cirugía

A veces, los pacientes quirúrgicos necesitan que se les inserte en la vejiga un catéter urinario, o un tubo delgado, para ayudarlos a drenar la orina. Generalmente, los catéteres están conectados a una bolsa que recoge la orina. Si los catéteres urinarios se dejan por mucho tiempo tras la cirugía, es posible que los pacientes desarrollen infecciones. Estas infecciones son peligrosas para los pacientes, provocan hospitalizaciones más prolongadas y aumentan los costos.

Cuanto más alto sea el porcentaje, mejor.

Pacientes quirúrgicos a los que se les quitó el catéter urinario el primer o el segundo día después de la cirugía
qua_award
98