Actividad física

Actividad física

Es posible que una persona mayor disminuya su actividad física por las siguientes razones: pérdida muscular, rigidez de las articulaciones, miedo a lastimarse, empeoramiento de enfermedades o depresión. El personal de la residencia con asistencia médica puede ayudar a sus residentes a ser más activos usando terapia física, actividades planificadas y caminatas regulares. Si una persona permanece en una cama o silla, sufrirá efectos secundarios; por ejemplo, se debilitarán sus músculos y aumentará el riesgo de sufrir una úlcera por presión, enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, diabetes y coágulos sanguíneos.

A menudo, los residentes necesitan ayuda para realizar tareas diarias básicas, como alimentarse, cambiar de silla, cambiar de posición en la cama e ir al baño. Como parte del proceso de envejecimiento, es normal que se pierdan algunas funciones. Sin embargo, si esta pérdida es repentina o rápida, puede ser una señal de que el residente necesita atención médica. Por lo tanto, se evalúa de forma rutinaria a los residentes para observar su desempeño en estas tareas diarias.

Estos resultados son difundidos públicamente por el U.S. Department of Health and Human Services en la sección Comparación de residencias con asistencia médica (http://www.medicare.gov/default.asp).

Leyenda

Igual o superior al promedio del estado de Nueva York
Cercano al promedio del estado de Nueva York
Puede mejorarse
qua_award    Listón azul = mejor valor posible

Puede obtener más información si hace clic en los vínculos destacados en azul.

A. Holly Patterson Extended Care Facility. Periodo del informe: Del 1 de octubre de 2014 al 30 de junio de 2015
Medidas de calidad
A. Holly
Promedio del estado de Nueva York
Actividad física
Porcentaje de residentes de estadía prolongada cuya necesidad de ayuda para realizar actividades diarias ha aumentado

Cuanto más bajo sea el porcentaje, mejor. Para poder conservar su actual estado de salud y calidad de vida, es importante que el residente pueda llevar a cabo funciones de la vida diaria. Por lo general, los residentes que realizan estas tareas se sienten mejor consigo mismos y se mantienen más activos.

Porcentaje de residentes de estadía prolongada cuya necesidad de ayuda para realizar actividades diarias ha aumentado
14.8